Iberdrola y el BSC aplican un modelo que predice la producción de un centro en México

Iberdrola y el BSC aplican un modelo que predice la producción de un centro en México


Una de las simulaciones que pueden observarse con el ‘software’ desarrollado por el BSC

Si una incertidumbre rodea a la energía eólica -la tecnología que más contribuyó a la cobertura de la demanda eléctrica en España en 2013- es, precisamente, el rendimiento que tendrán los aerogeneradores en función del viento que haga en el lugar donde estén emplazados. Para atajar las dudas incluso antes de la construcción de los parques, Iberdrola ha creado junto al Barcelona Supercomputing Center un modelo informático que ya ha empezado a aplicarse en el parque eólico de Puebla (México), el primero que se ha diseñado con la ayuda de un supercomputador, concretamente del Mare Nostrum que alberga Barcelona.

En palabras de Luis Prieto, responsable del desarrollo del modelo por parte de Iberdrola, el de Puebla es «un parque muy complejo desde el punto de vista meteorológico ya que hay mucha diferencia de viento de unas zonas a otras», por lo que interesaba especialmente tener un modelo «lo más realista posible» que facilitara la predicción de producción de energía.

Y es que, como explica José María Cela, director de Aplicaciones Computacionales del BSC, «como en todas las centrales de producción eléctrica para poder inyectar energía eléctrica a la red tienes que dar una planificación por adelantado», algo que resulta sencillo en centrales que dependen de la labor humana pero no en parques como los eólicos, dependientes de la intensidad del viento.

El modelo desarrollado después de tres años y medio de trabajo conjunto -donde han colaborado también con el Centro Nacional de Energías Renovables (CENER)-, les permite simular el viento a microescala, a nivel de metros y no de decenas de metros como se hacía hasta ahora. Además, pueden conocer cómo es el viento, la turbulencia o los movimientos verticales que perjudicarían a los aerogeneradores, algo que permite, en definitiva, que Iberdrola valide el diseño del parque, es decir, si las posiciones que han elegido para colocar los aerogeneradores son óptimas y, en caso de que no lo sean, iterar el diseño.

Con el sistema se valida si los aerogeneradores se están poniendo en el lugar óptimo

Según el responsable del proyecto Sedar para la compañía, líder del sector en proyectos eólicos en cartera con más de 14.000 megavatios instalados, «nuestro trabajo es hacer un poco de bola de cristal y cuanta más certeza tenga el proyecto se invierte con más tranquilidad porque te ahorras fiascos».

El ahorro económico es una de las motivaciones del proyecto, especialmente porque la reducción de costes y riesgos es muy importante en fases iniciales donde, dice Prieto, «no tienes ni la certeza de si vas a llevarlo a cabo».

El responsable del proyecto para Iberdrola apunta que «cuanto más realista es el modelo, necesitas menos mediciones para realizar el mismo estudio». En el caso de Puebla, ningún modelo había funcionado y se habían llegado a instalar 15 torres -cuyo coste de instalación y mantenimiento es de 60.000 euros- cuando con cinco hubiera bastado para conseguir la misma precisión.

Para funcionar, el superordenador sólo necesita información sobre la topografía del emplazamiento y rugosidad (vegetación media) y, como dice Arnau Folch, responsable del proyecto en el BSC, una serie estadística de vientos a largo plazo que en el caso de Puebla llega por mediciones de mástiles que hay colocados. La unión del BSC e Iberdrola, consideran los implicados, ha logrado una trasversalidad que ya los diferencia en el mercado y que todavía lo hará más en el futuro ya que se está perfeccionando el modelo en lo físico. Ahora, quieren considerar de forma pionera lo que se conoce como acoplamiento térmico -el tipo de flujo que hace mantenerse al parapente-, que tiene en cuenta, según Folch, «los movimientos de masas de aire debido a diferencias de temperatura».

También durante este año quieren lograr implementar en supercomputación el modelo para parques marinos (offshore), donde no tienen el problema de la topografía pero sí de interacción de unos aerogeneradores con los otros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>